TEOLOGIA DEL MAS ALLA

Es el tema de la muerte y del interrogante que plantea la muerte sobre lo que existe después de ella.

Hay una película de Bergmán de las mas antiguas que se llama el séptimo sello, en la cual plantea la soledad y después la muerte; en la película se plantea así  como una especie de imitación del Quijote, la escena es en el siglo XII o XIII , en la que aparece un caballero quijotesco, viene de las cruzadas y se encuentra la peste negra en Suecia, se escapan al bosque y el caballero está preocupadísimo por la muerte y acude a la teología, a la mística y a las brujas y no encuentra respuesta.

Por eso escapa a los bosques y se encuentra con un matrimonio jovencito que tiene un niño pequeño y simbólicamente aparécele 1a muerte y se están jugando la vida al ajedrez. El caballero se va defendiendo. Pero la pareja va atravesar un riachuelo y el niño está a punto de caerse, el caballero se distrae por el niño y la muerte le dice jaque mate .        Dice el caballero que ya que se muere, por lo menos que le diga la suerte que hay detrás y la muerte le dice : “yo solo te digo que te mueres, mas,  ya no se”.

Es evidente, que nos morimos y hay muchas opiniones, pero que nos morimos, no hay duda.  Lo de la inmortalidad y la juventud. eterna es ciencia ficción .

Los animales no saben que se van a morir, solo en el último momento,  como los elefantes que buscan donde morir. Solamente el hombre sabe que tiene que morir . Antiguamente se tenia menos miedo a la muerte, el moribundo sabia que se moría ; pero ahora hablar de la muerte es de mal gusto, antes lo que era feo era la vida, la sexualidad , de la que no se podía hablar, pero la muerte era menos tabú.

Ahora del sexo hasta en la sopa, pero en cambio la muerte no, se le tiene miedo ; en los hospitales los médicos y las enfermeras no quieren hablar de la muerte y realmente el médico que no quiere tratar este tema no debe tratar a los enfermos terminales. Se escapa al no sabe tratar el tema,  prefiere escabullirse y la mayoría de la gente es lo mismo.  Es un error, la muerte no debe venir pasivamente, lo mismo que el amor y la sexualidad hay que hacerla nuestra, el parto hay que hacerlo nuestro y la mortalidad tiene que ser nuestra.

No puedo ignorarla, eso no es morir responsablemente, tenemos que hacerla nuestra y por eso tenemos que visualizarla de antemano, ver que sentido tiene hay que saber que es la muerte. O se mira la muerte cara a cara o viene la angustia, la soledad, la depresión. No tenemos mas que dominarla.

Lo primero que tenemos que ver es si hay algo mas allá o no. Si no hay nada, la muerte es el punto final, si hay algo es el punto clave de  transición, el salto cualitativo.

Muchos dicen que se acabó que no hay nada, otros decimos que continuamos como personas. Estamos convencidos que continuamos. Como cristianos estamos convencidos  que continuamos porque Jesús murió y al tercer día nos lo vino a decir y muchos constataron. que vivía. La mayor prueba de esto,  aparte de que muchos dieron su vida por El, ( porque nadie da a vida por algo o por alguien si no va a ganar algo ).

Además de esto, hay una prueba tremenda, el lío  teológico en que se metieron porque todos eran monoteístas y explicar que Cristo vive y si vive es el Señor, luego es Dios; pero si vive es el Señor porque solamente Dios puede vencer a la muerte, y tardaron cinco siglos en darle una explicación. Es una valentía  tremenda no es el producto de una elaboración teológica, es al revés, son cinco siglos de problemas.  Pablo dice; si Jesús resucita. también nosotros porque somos oíros cristos.

Hay otro argumento, vamos a suponer que no somos cristianos.  No solamente los cristianos piensan. en el mas allá, todos los pueblos creen, en el mas allá de una manera o de otra, es una intuición mítica, metafórica,  la supervivencia. Pero a partir de los griegos que inventan la represión sistemática paralela a la represión mítica o popular con metáforas, aparece una represión metafísica increíble.

Lo que está clarísimo es que hay algo en el mundo, también es claro que este algo cambia, el tiempo, la evolución cambia la materia, cambia la vida; el algo se transforma en otro algo.

Existe el algo desde hace 18000 millones de años y desde que aparece el algo, este  cambia, no está quieto, cambiar es dejar de ser un algo para convertirse en otro algo y también el hombre puede cambiar un algo en otro algo; hoy no se pone en duda que llegaremos  a hacer en el laboratorio vida y vida humana.

Lo que no puede hacer el mundo, ni el hombre, es que de nada aparezca un algo, esto es científicamente absolutamente cierto. Por el contrario, se puede transformar un algo en otro algo, pero tampoco puedo eliminar el algo.  Quiere decir esto,  que el paso de la nada al algo y del algo a la nada es competencia de Dios , no es competencia del hombre. Como Dios es fiel no va a aniquilar al mundo y no lo va a aniquilar nadie, por eso Dios nos sostiene, si nos dejara un momento en ese momento nos chupaba la nada,.

El alguien que es una persona con la muerte se convierte en algo, no se aniquila, se convierte en restos biológicos. Aquí está el problema, ¿al morir nos convertimos en algo o continuados como personas? .

El problema es saber si el alguien es también no aniquilable como el algo. Una de dos,  o el alguien es alguien de verdad o es un algo camuflado que se cree alguien. Si el alguien es alguien de vendad no se aniquila tampoco. La persona seria aniquilable si no fuera persona, si fuera un complejo químico y entonces acabaría no solamente con Dios, sino con la dignidad de la persona humana y con  los derechos humanos.

La dignidad de la persona humana estriba en que no es aniquilable. Si Dios es fiel al algo es fiel al alguien. No hay quien pueda acabar con el cosmos y no hay quien pueda acabar con el hombre. Entonces hay mas allá .

La muerte no es el punto final, la muerte es un instante, un momento antes de morir no he muerto y un momento después he muerto.

Es el instante mas importante de nuestra existencia, porque lo decide todo. Además ese instante lo pasamos solos, no podemos delegar en nadie, nadie puede morir por nosotros, ni con nosotros. Es el instante mas trascendental y lo tenemos que pasar solos.

Ese instante es la línea divisoria entre el tiempo y la eternidad.  Hasta  ese instante vivimos en el tiempo y el tiempo decíamos que es la duración de las cosas que cambian, después de ese instante vivimos en la eternidad que es la duración de las cosas que no cambian.  Antes de morir existimos cambiando y después de morir existimos sin cambiar.  La muerte no es ni tiempo ni eternidad, es en  ese instante en el que termina el tiempo y empieza la eternidad.

La muerte tiene dos caras, ese mismo instante finaliza el tiempo y ese mismo instante comienza la eternidad. Pero no estamos solos en realidad veremos a Dios cara a cara, estamos solos con relación a los hombres pero estamos cara a cara con Dios.

En ese momento, al no estar condicionado por el tiempo, miro hacia atrás y veo en un instante toda mi vida, todas las tonterías que hice, y además las maravillas que podía haber hecho y no hice por cobardía, por flojera, etc. No realicé todo la potencialidad que tenía. Esto es lo que se llamaba el purgatorio, o también juicio que es tomar conciencia de todo.

Es como tener el premio gordo y lo tiramos. Se sentirá uno con mucha vergüenza, con mucho dolor, no hay nada comparable a esto. -Esto es el juicio y el purgatorio.

Ese instante además de terminar el tiempo comienza la eternidad, es el mismo instante con dos caras. La muerte no es el ultimo  minuto de la vida, ni el primer minuto de la eternidad; es el fin.

La  muerte en cuanto a fin del tiempo es juicio y purgatorio; en cuanto comienzo de la eternidad tenemos dos realidades; infierno y cielo. La palabra infierno es una metáfora, viene del latín Infra abajo, y esto corresponde a 1a concepci6n cósmica de acuella época, se creía que el mundo era vertical tenia tres pisos y había cuatro elementos; aire, tierra, agua, fuego.

Arriba estaba el aire, la luz y como es el elemento mas puro, mas etéreo, mas espiritual pues ahí se ponía a Dios, de ahí la metáfora Jesús subió al cielo, no subió, lo que quiere decir es que dejo de aparecerse, Abajo estaba lo malo, que era el fuego, el cuarto obscuro, pues ahí estaban los demonios y los condenados; y después en medio estaba nuestra tierra y nuestro mar que se creta que eran planos.

Mas adelante la teología romana empleo la pena de muerte, la pena de muerte que Dios aplica a los pecadores, también es otra metáfora.  Condenamos la pena de muerte como inmoral, pues no podemos decir que Dios aplica la pena de muerte.

¿ Como podríamos hablar hoy del infierno?  El infierno es dogma de fe, no  se puede ser cristiano y negar el infierno. El mejor lenguaje hoy para explicar el infierno es decir que el cielo es libre ; en el instante cuando me encuentro con Díos, El dice: ¿ quieres estar conmigo? ahora si o nunca mas si, no hay otra alternativa, ahora o nunca, es un si absolutamente libre, somos libres un momento antes de morirnos, somos libres en el momento antes de morirnos ; somos absolutamente libres, mas libres que nunca porque no tendremos condicionamientos de ningún tipo. Este si definitivo es el cielo y el decir no es el dogma.

Lo que no es dogma es saber que ha habido gente que ha dicho que no. El dogma es la posibilidad de decir que no, el dogma es la libertad de decir que si. El numero de los que hipotéticamente han dicho que no es una opinión ;  algunos  dicen que la mayoría, otros que una minoría y otros que nadie. Cualquiera puede decir lo que quiera.

Que nos morimos no lo duda nadie, que podemos decir que no y no ir al cielo es dogma de fe.  Si la mayoría se condena y Dios no obstante esto hubiera creado al mundo, Dios sería un canalla. Mi humilde opinión es que nadie se condena. Pero si nadie se condena vasos a ser unos flojos, unos negados. Quiere decir que el hombre es bueno por miedo, no, por miedo no nos deben de sacar nada, este no es el verdadero hombre. Al hombre por amor se le debe sacar todo,  porque debe convencerse de que el amor lo hace todo .

No crean que el cielo es un precio que no tiene nada que ver  con esto. Una cosa clara. en la sagrada escritura es que e1 cielo se nos dará según nuestras obras, esto es un gran estimulo.  El cielo no es un premio extrínseco a esto,  el cielo es la plenitud intrínseca de esto.

Aquí en la tierra vamos cambiando, vamos evolucionando, vamos a mejor, no hay límite en ser mejor, en saber mas ; yo soy limitado pero indefinido, siempre seré mas en todo y siempre me siento insatisfecho, porque no llego a la utopia de ser lo mejor;  pero sirve para  ir adelante, para crecer; pero al no llegar quedamos insatisfechos, como que se va acumulando tristeza existencial y decepción existencial y aburrimiento existencial .

Solo unos pocos reaccionan optimistamente  El cielo es todo lo que aquí hice yo detrás de mi idea y que se me quedó a mitad de camino . Si yo, por ejemplo trato de querer al otro para siempre o me limpio  los zapatos lo  mejor que puedo, o trato de ser de lo mejor en todo; yo lo que aquí hice y no realicé será en el cielo realizado;  todos tendremos de acuerdo con lo que trabajamos aquí en la tierra, el que no tuvo mas que dos o tres amigos tendrá la plenitud de dos o tres amigos, el que tuvo cuarenta o cincuenta  amigos tendrá una plenitud de cuarenta o cincuenta amigos; el que hizo proyectos tendrá la plenitud de aquellos proyectos. No se pierde nada, cualquier cosa buena allí se multiplica, no se pierde nada.

La muerte entonces no es tan mala, es dolorosa, cuesta, pero es una maravilla.  San Francisco de Asís antes de morir le hizo una poesía a la hermana muerte, poniéndola como muy bonita, imaginándose que era rubia de ojos azules como Santa Clara.

 

Sin Comentarios